Quantcast
Calendario
Red EsLibertad
Apoya a EsLibertad
Blog

El presente artículo fue escrito por Guillermo de la Chica López, miembro del Equipo de Bloggers de Eslibertad y Students for Liberty, España.

Ateneo de MadridEl pasado veintidós de octubre, tuve la oportunidad de asistir a la III Conferencia Regional de Students for Liberty en Madrid. Se trató, sin lugar a dudas, de una experiencia que sobrepasó mis expectativas. Fuimos alrededor de trescientas personas las que nos reunimos esa mañana por una causa: la Libertad.

            Conocí la rama española de Students for Liberty –que se describe como «la mayor red estudiantil en defensa de la libertad económica, social y académica. Sin ánimo de lucro y apartidista»– viendo una conferencia online de Juan Ramón Rallo. Investigué y me epató la envergadura de esta organización, que no solo tiene eco en España, sino en el resto de Europa, en más de quince países de América Latina, Estados Unidos, Canadá y, poco a poco, en Oriente y algunos puntos de África. Todo esto me embriagó y decidí que tenía que participar. Y así lo hice.

            En un mundo como el de hoy, donde hay quienes, aprovechando el alto índice de injusticia, bombardean a la ciudadanía con tal de conseguir un respaldo suficiente para dar un golpe contra la libertad, somos los jóvenes los que debemos aprender a salvaguardar para las generaciones venideras un mundo cuyos pilares sean –tal y como rezaba uno de los modelos que regalaban en la Conferencia de Madrid–: Peace, Love and Liberty. Y de esto se trata Students for Liberty, de la difusión del liberalismo a todos los niveles en el campo juvenil. Veo muy importante la divulgación de los valores liberales entre nosotros, los jóvenes, por el simple motivo de que, al menos en España, hay una sórdida confusión entre buscar libertades individuales y aferrarse a alternativas que profesan todo lo contrario. Esto sucede entre los adolescentes y… no tan adolescentes.

            Sentirse arropado, que uno no está solo y ver con sus propios ojos que hay más gente de su edad que mira en la misma dirección, reconforta y dan ganas de avanzar, continuar con la labor. Mentiría si dijera que no había un ambiente de compañerismo en la III Conferencia. Entre el primer cuarto de hora y treinta minutos, ya conocí a mis dos primeros colegas, uno de Segovia y otro de Cuba. Estuvimos, desde las nueve de la mañana que entramos hasta las nueve de la noche que salimos, juntos. Además, al mediodía me encontré comiendo en un restaurante cercano al Ateneo con gente de unos veinticuatro años que no conocía de nada: por ejemplo, uno de Galicia, otro del propio Madrid, una chica de Perú… más los dos citados ya. En total, estaríamos unos quince. Todos, cuando ya nos sirvieron las bebidas, brindamos y, al unísono, exclamamos: «¡por la Libertad!».

            Tuve el grandísimo honor de conocer y escuchar en directo a personas de tal calibre como Pedro Schwartz y Julio Pomés sobre Civismo y la competencia fiscal, Manuel Llamas y John Müller sobre la libertad de expresión, Axel Kaiser del populismo en Latinoamérica y Juan Ramón Rallo acerca del nacionalismo, entre otros. Todos los trescientos jóvenes liberales –desde lo s más conservadores, hasta los más libertarios, sin olvidarme de los anarcocapitalistas– aplaudimos, aprendimos y reflexionamos ese día.

Ahora, invito a todos los que se replantean las cosas que les han enseñado en el colegio, que ven a los partidos políticos bajo cierto escepticismo y que escuchan propuestas en la calle que no les conmueven, a que tengan curiosidad por ir contracorriente, a que lean, escuchen y vean qué defiende el liberalismo, lo que supuso y qué es ahora. Creo humildemente que podríamos ser muchos más si despertamos esa pequeña –algunos, minúscula– llama interior que todo el mundo tiene en defensa de estos valores. Mientras tanto, hay que conformarse con ser una minoría. Sí, pero una minoría que combate y se presenta sin complejos como es, que pisa fuerte, no tiene miedo en señalar a los populistas y a esos sofistas del siglo XXI y que continúa en la trinchera para ir ganando más terreno en esto de la batalla de las ideas.

 

 

También te recomendamos leer:

 

El presente artículo fue escrito por Adriana Cassis, miembro del Equipo de Bloggers de Eslibertad

el deterioro eletoral

El Socialismo del Siglo XXI, popularizado por el fallecido ex presidente de Venezuela, Hugo Chávez, parece estar acercándose a sus últimos días. Este sistema político socialista “revisado” fue primero instaurado en Venezuela, y luego llegó a Argentina, Bolivia, Brasil y Ecuador a manos de Cristina Kirchner, Evo Morales, Dilma Roussef y Rafael Correa respectivamente. En los últimos dos años han ocurrido una serie de elecciones y sucesos que han demostrado el rechazo de los ciudadanos hacia el Socialismo del S. XXI, o por lo menos a sus gobernantes. Ecuador tiene elecciones a principios del próximo año y es el último gobierno progresista que falta por ponerse a prueba ante el voto popular.

Hugo Chávez se instauró en el poder ejecutivo venezolano desde febrero de 1999 hasta el día que murió en el Hospital Militar de Caracas una tarde de marzo del 2013, según fuentes oficiales. Chávez, líder de la Revolución Bolivariana, se declaró marxista y anti imperialista (aunque admitió nunca haber leído El Capital). Tras su muerte, dejó a cargo de su legado a Nicolás Maduro quien ha estado bajo el mando de Venezuela mientras esta lucha cada vez más contra el gobierno socialista que dejó Chávez. El ex presidente venezolano gozó de altos índices de popularidad durante su mandato -al igual que de un alto precio del petróleo- y con su partido ganó las elecciones regionales, legislativas y presidenciales por una amplia mayoría. La Revolución Bolivariana gozó de un control inigualable por más de una década de los principales poderes estatales.

Tras la muerte de Chávez, el vicepresidente Nicolás Maduro subió al poder ejecutivo y luego de 2 años, en diciembre del 2015, enfrentó sus primeras elecciones parlamentarias como presidente de Venezuela. Las elecciones, uno de los actos democráticos más famosos, es una prueba para cualquier mandante sobre la satisfacción de los ciudadanos con la labor del gobierno. Por primera vez en 17 años, la oposición ganó la mayoría de los escaños parlamentarios, lo que significaba que tendrían el control sobre la Asamblea Nacional de Venezuela. La Mesa de la Unidad Democrática, la coalición de la oposición, es una mezcla impensable de tendencias donde se encuentran movimientos como Fuerza Liberal y Movimiento al Socialismo. La victoria de “La Unidad” no es tanto por la consistencia, coherencia o propuestas de la oposición, sino por una insatisfacción con los resultados del proyecto bolivariano oficialista.

En Brasil el Partido de los Trabajadores mantuvo la presidencia desde el 2003 cuando ingresó Lula da Silva, hasta la destitución de Rousseff. Ella se volvió la primera mujer en ocupar el cargo como presidenta de Brasil, pero no alcanzó a terminar su mandato. Un reporte oficial del Estado brasileño anunció que el PIB en el 2015 se contrajo un 3.8%, dando lugar a la mayor crisis del país desde los años 90. En medio de una severa crisis económica, el Partido de los Trabajadores, adinerados de la sociedad brasilera, burócratas y la propia Rousseff se vieron inmersos en escándalos de corrupción ligados a la empresa estatal Petrobras. En octubre del 2015, se ingresó la petición para el proceso de destitución de Rousseff, lo cual recibió una enorme cantidad de apoyo popular. En marzo del presente año, las calles de las principales ciudades brasileñas estaban llenas de manifestantes, solo en São Paulo las autoridades anunciaron que 1.8 millones de personas se movilizaron para protestar contra la presidenta.

El 1 de septiembre Rousseff fue oficialmente destituida como presidenta por el congreso, y tan solo dos horas después Michel Temer ya se proclamaba como el nuevo ejecutivo. Sin duda, el proceso de impeachment no se hubiera llevada a cabo sin la ayuda de factores que pusieron el mandato de Rousseff en una olla a presión, como por ejemplo el desplome de la economía y los escándalos de corrupción. Esto motivó el descontento popular y movilizó a la gente a las calles; los gobernantes no pueden hacerse los sordos a sus gobernados por mucho tiempo. El congreso conjunto a los políticos del status quo optaron por aliviar la crisis política y continuar con la destitución de Roussef. Sin embargo, los ciudadanos brasileños parecen querer aún más, pues decenas de miles de personas ya se manifiestan en contra del gobierno de Temer. En Brasil, el descontento popular logró la destitución de Roussef, una presidenta de un partido de izquierda y de gobierno progresista, que tenía entre sus amistades más cercanas a Ecuador, Venezuela y Bolivia, los que resultaron ser los primeros estados en remover a sus embajadores de Brasil al condenar el acto como un “golpe de Estado”; Argentina ya con Macri declaró que “respeta el proceso”.

Argentina, en cambio tuvo elecciones presidenciales a finales del año pasado en las que Mauricio Macri salió victorioso. Macri, un hombre que tenía solo 13% de expectativa de voto en el 2015 ganó con el 51,4% de los votos totales. El ex candidato, ahora presidente, es catalogado como de centro derecha y venció al aspirante oficialista Daniel Scioli; esto puso fin a los 12 años continuos de kirchnerismo. Según el Primer Ministro de Argentina, Marcos Peña, los argentinos votaron por Macri porque la alternativa oficialista “era terminar como Venezuela” y “se está viviendo un agotamiento de los gobiernos bolivarianos (…)”. El panorama está clarísimo: en todas partes las personas les huyen a los gobiernos progresistas, aquellos que son mejores amigos del régimen chavista, pues ven en todas partes que el resultado del experimento socialista del siglo XXI es escasez y crimen.

Nada más normal que un socialista latinoamericano actual busque reformar la constitución para alargar sus años en el poder (Venezuela y Ecuador, por ejemplo), pero en el caso de Bolivia esto no recibió aceptación popular, y al hacer un referéndum para habilitar un cuarto mandato Evo Morales vio la victoria del “No”. Desde que fue electo presidente en el 2005 Morales nunca había perdido en las urnas, triunfó en dos reelecciones -2009 y 2014-, e inclusive tuvo un apoyo desmesurado para implementar la nueva constitución redactada por su gobierno. Si todo sigue como votaron los bolivianos, Morales debería entregar la presidencia en 2020. A pesar de que el margen con el que ganó el “No” fue mínimo, un 2,6%, afirma el comportamiento que se ha dado a través de la región sudamericana: un rechazo a los socialistas. Morales intentó alejarse de Venezuela para evitar perder votos, pero al parecer fue muy tarde.

Lo ocurrido en Venezuela, Brasil, Argentina y Bolivia trae consigo un panorama no favorable para el gobierno de Rafael Correa y las elecciones presidenciales. Luego de anunciar que la consulta popular para la reelección de Correa no se dará a cabo, es oficial que el actual mandatario no será candidato. La lucha entonces será por mantener al partido Alianza País dentro del poder, en este caso a manos del ex-vicepresidente ahora candidato oficial a la presidencia 2017, Lenín Moreno y su compañero de carrera Jorge Glass. Para el desagrado oficialista, la encuestadora ecuatoriana Cedatos proyecta que el candidato de oposición, Guillermo Lasso, entraría a segunda vuelta con Moreno y así rompería con la tradición de Alianza País de ganar presidentes en primera vuelta.

El Socialismo del Siglo XXI parece estar extinguiéndose voto a voto. Son los ciudadanos, aquellos que primero pusieron a gobernantes socialistas en poder, los que ahora los rechazan y botan. Lo incierto ahora es el futuro, ¿qué le depara a los países post-socialistas?

 

También te recomendamos leer:

Eventos en la región

Argentina

Los días 13 y 14 de octubre, el equipo de EsLibertad Argentina llevó a cabo en el Hotel de Turismo Corrientes, unas charlas académicas dictadas por Gabriel Gasave y Marcos Hilding Ohlsson, ambos académicos reconocidos. Participaron cerca de 20 personas por jornada.¡Muchas gracias a los que participaron!

RepasoOctubre 01

Guatemala

El equipo de EsLibertad Guatemala ha estado realizando increíbles esfuerzos este mes.  Realizaron el Primer Foro de Arquitectura de Estudiantes por la Libertad Guatemala (Architect’s Freedom Forum), el 01 de octubre del 2016 en Universidad de Occidente Quetzaltenango, por el coordinador local Rey Rodriguez.

La idea surgió al notar que muchas veces las ideas de la libertad se quedan encajonadas en la economía o en la política y no se promueve la libertad en las demás carreras universitarias que sean técnicas o artísticas. En el caso de arquitectura la libertad es sumamente importante, sabiendo que un arquitecto tiene la libertad para diseñar espacios y la responsabilidad para comprometerse en resguardar la vida de las personas que ocupen las construcciones que ellos realizan.

RepasoOctubre 02

También realizaron su Conferencia Regional Ruta de la Libertad: Retomando las raíces, la cual se realizó el sábado 15 de octubre en las ciudades de Salcajá y Xela, Quetzaltenango. La conferencia contó con aproximadamente 100 asistentes por día.

La Ruta de la Libertad, inició como el concepto central de la Conferencia Regional de EsLibertad Guatemala, desde el 2014. La ruta, como una metáfora basada en el entendimiento de una libertad que se alcanza en un proceso evolutivo, paso a paso. En el 2015, el enfoque fue el de “Ruta de la Libertad: Sin Fronteras”, explorando así las fronteras que encontramos a la Libertad en los ámbitos político, social y económico.

En la actualidad, Guatemala se ha convertido en un ejemplo en la lucha contra la corrupción a nivel mundial. Las protestas del 2015, llevaron a guatemaltecos a unirse bajo la bandera de eliminar el patrimonialismo estatal, que ha terminado por violentar el derecho a la propiedad privada, al punto de hacer de la corrupción, un “negocio del día a día”. Con esto en mente, y tras las victorias ciudadanas y amenazas de funcionarios públicos presentadas en los últimos meses, se consideró la necesidad de volver al inicio, descubrir las raíces de la añorada libertad, para así, entender el presente, y construir un mejor futuro.

RepasoOctubre 03

Además, siguen con su Club de Lectura de la Ciudad de Guatemala con el libro “La Acción Humana” de Ludwig von Mises y los “Chelas e Ideas” en los que discuten sobre las ideas de la libertad en diferentes ámbitos.

RepasoOctubre 04

Ecuador

Del 12 al 16 de octubre estuvo en Ecuador Pedro Pedrosa, Oficial retirado de la Armada Venezolana, Magister en Relaciones Internaciones y Especialista en Derecho y Política Internacional. El día 13 de octubre, se llevaron a cabo varios eventos junto a Pedro, iniciando con una aparición en radio, seguida de una charla en la Unidad Educativa Bilingüe La Moderna, donde se dirigió a 130 estudiantes de último año de bachillerato. Pedrosa habló sobre su experiencia en Venezuela, el Socialismo del Siglo XXI.

Para finalizar el día, se llevó a cabo el lanzamiento del libro “Así se exportó la revolución” en la Universidad Ecotec, a 28 estudiantes de la carrera de Derecho de la universidad. Durante el lanzamiento del libro, Pedrosa realizó una reseña histórica sobre el Socialismo del Siglo XXI en Venezuela, seguido de un análisis de los elementos que permitieron a la revolución bolivariana afianzarse no solo en Venezuela, sino a la región.

RepasoOctubre 05

Venezuela

El equipo de Venezuela ha realizado sus actividades recurrentes como “Café e Ideas” en el Estado de Lara y sus clubes de lectura en Caracas en los que han analizados temas: fundamentos de la libertad y el texto de F.A. Hayek, “Los Intelectuales y el Socialismo”.

RepasoOctubre 06

¿Has escuchado hablar del sistema de ahorro para el retiro? Muy probablemente sí. Lo que quizá no habías escuchado es de dónde se originó, por qué surgió, quién lo artículo, y cuales eran sus finalidades originales. Uno de los pioneros en el tema fue el chileno José Piñera, perteneciente a los así llamados Chicago Boys, quien es a veces llamado el “padre” del sistema (chileno) de pensiones. Luego de la implementación en Chile, Piñera se dedicó a propagar la idea por diversos países del mundo.

Si te interesa saber más al respecto te invitamos a ver una entrevista que Diego Sánchez de la Cruz le hizo a Piñera ante las cámaras de Libertad Digital TV.

 

Primera parte de la entrevista

Segunda parte de la entrevista

Este artículo fue originalmente publicado por el Instituto Ecuatoriano de Economía Política (IEEP).

***

manitasA principios del año 2016, reinaba la incertidumbre en Ecuador. Los estragos de la crisis económica se comenzaban a sentir. El sector privado progresivamente se contraía y el desempleo iba en aumento. Ya se vivían tiempos difíciles cuando un devastador terremoto de 7.8 grados de magnitud afectó la costa norte del país. Una catástrofe natural que cobró la vida de 671 personas, dejó sin hogar a más de 30,000 y significó 3 mil millones de dólares en daños.

Estas cifras las sabemos ahora, seis meses después del terremoto del 16 de Abril. No obstante, esa noche era difícil saber lo que había ocurrido. En la ciudad de Guayaquil (a 6 horas en auto del epicentro) se sintió el fuerte sismo. Luego de encontrar un lugar seguro, la gente trató de comunicarse con sus seres queridos. Nadie podía. Las líneas telefónicas y de celular estaban caídas, y en muchos casos, la electricidad también.

Sin embargo, empezamos a recibir información de una fuente vital: las redes sociales. No sólo fue la única forma de comunicación durante ese momento, sino que, en general, fue la ciudadanía la que por medio de WhatsApp, Facebook y Twitter narraban lo ocurrido y daban luces sobre la confusa situación durante las primeras horas críticas.

Luego, no sólo fue información sino organización. La misma noche empezaron a circular tweets para donar, armar brigadas y llegar al lugar de la tragedia. Nuevamente, fueron ciudadanos de a pie quienes tomaron la iniciativa de ayudar –incluso antes que el mismo gobierno pudiera organizarse. Una de esas personas fue Karla Morales, activista de derechos humanos, que con solo un tweet, pudo llenar 28 camiones de donaciones, los cuales partieron desde su casa la mañana siguiente del terremoto.

Fue en esa mañana, ya con la luz del día, cuando los ecuatorianos al fin pudimos dimensionar la magnitud de la tragedia. Las imágenes de las ciudades más afectadas eran por decir lo menos, desconsoladoras y, sin duda, difíciles de olvidar. No obstante, a la par comenzaron a llegar otras imágenes que eran tal vez igual de impactantes, pero totalmente esperanzadoras y las que considero que debemos mantener en nuestra memoria.

La sociedad civil, como nunca antes la habíamos visto en el país, empezó a organizarse espontáneamente para ayudar. Las perchas de los supermercados empezaron a vaciarse, como si la crisis económica hubiera desaparecido temporalmente. Decenas de centros de acopio se levantaron en casi todas las ciudades, y miles de voluntarios llegaban todos los días, todo el día incluso, para clasificar donaciones y llenar los camiones. Los centros de acopio más grandes tuvieron que informar por varias ocasiones que ya no tenían espacio para más voluntarios ni donaciones. Parecía que no existía ningún ecuatoriano que no estuviera contribuyendo con su tiempo, con sus donaciones, o ambos, durante las semanas posteriores al terremoto. Fue una verdadera avalancha de solidaridad.

Esta solidaridad también vino de parte de las empresas, incluso en tan mal momento para la economía del país. La operadoras de telefonía celular otorgaron a sus usuarios mensajes de textogratuitos a nivel nacional y minutos de llamada para las provincias afectadas. Coca-Cola decidió suspender toda su inversión en publicidad y convirtió las lonas de sus vallas publicitarias en refugiospara los damnificados. Corporación La Favorita donó más de 4 millones de dólares para la emergencia y para la creación de un fondo de reactivación económica. Las aerolíneas, como Avianca o Lan Ecuador, pusieron a su disposición sus aviones para movilizar a médicos y rescatistas. Y no solo las grandes corporaciones, pero medianas y pequeñas empresas también ofrecieron su ayuda (y con orgullo puedo decir que sería una dura tarea mencionarlas a todas).

La mayoría del tiempo, el discurso político acusa a la iniciativa privada de egoísta y codiciosa, y los ecuatorianos que hemos vivido bajo un gobierno socialista durante los últimos 9 años hemos escuchado ese discurso más de la cuenta. Y sin embargo, bastó una semana para que la sociedad civil desmintiera todo lo que se había dicho de ella con acciones, donaciones, empatía y solidaridad. Esta tragedia sacó lo mejor de la iniciativa privada. Desafortunadamente, no se puede decir lo mismo del gobierno.

La respuesta del gobierno fue subir los impuestos (incluyendo un aumento del 12% al 14% del Impuesto al Valor Agregado) y expropiar por la fuerza de la ley un día de salario de los trabajadores. Medidas que sólo han perjudicado la economía y disminuyeron las contribuciones voluntarias (sin contar además que el dinero recaudado con estas medidas para supuestamente mitigar las consecuencias del terremoto fue realmente destinado a darle liquidez al endeudado sector público). “La solidaridad es voluntaria, decretarla es aniquilarla” decía Frédéric Bastiat y nunca estas palabras habían tenido tanto sentido para los ecuatorianos como en estos últimos seis meses.

Actualmente y a pesar de las medidas del gobierno, la iniciativa privada sigue prestando su ayuda, enfocándose en la reconstrucción y reactivación de las zonas afectadas, construyendo casas y escuelas, entregando viviendas de emergencia, levantando centros médicos, centros de ayuda psicológica, centros para niños, entre otros.

Si bien es claro que las consecuencias del terremoto hubieran sido mayores sin la ayuda privada, es casi imposible cuantificarla. Tal vez no podamos saber cuántas vidas se salvaron gracias a la sociedad civil, cuántas recibieron su ayuda o incluso a cuántas personas le devolvió la esperanza la bondad de la iniciativa privada. Sin embargo, son estos héroes anónimos (y no tan anónimos) que trabajaron y trabajan para reconstruir el país, la prueba viviente que la solidaridad sólo es tal si es voluntaria y que esta solidaridad espontánea no sólo existe, sino que llega a ser tan abrumadora que se impone, tanto en el plano de eficiencia como en el plano moral, a cualquier acción planificada del gobierno.

 

Venezuela cover
La organización Estudiantes Por la Libertad ha reunido a lo largo de últimos ocho años a centenares de jóvenes en toda América Latina que creen y trabajan por sociedades libres, donde todos los individuos sean capaces de expresar su pensamiento y construir el futuro que quieren para ellos, logrando satisfacer sus necesidades y aspiraciones en la vida. Este trabajo lo hacemos desde las universidades, espacio plural por excelencia, y lo hacemos considerando las diversas realidades de las naciones latinoamericanas, partiendo de sus bondades y sus dificultades.

En ese sentido, nuestra Venezuela emerge como un foco de atención especial, puesto que aquí las dificultades económicas, la inseguridad personal y jurídica, así como el deterioro social, representan grandes obstáculos para el desempeño normal de cualquier organización, sin embargo, estos desafíos los interpretamos como una fuente de inspiración para seguir adelante y  nunca desvanecer en nuestras ideas y objetivos.

Son ineludibles las graves violaciones a la libertad que se dan en Venezuela. Una buena parte de esa libertad ya había sido confiscada a través de leyes y decretos, viéndose limitada nuestra capacidad para crear, expresarnos sin retaliación, gozar nuestra propiedad y desenvolvernos sin temor alguno en los espacios públicos. Ahora,  no solo somos afectados por una coerción “legal”, sino que somos también víctimas de coacción por parte de las instituciones que en principio debían garantizar el respeto a nuestra integridad física y moral.

En todo momento debemos denunciar las violaciones a la libertad, exigiendo firmemente el respeto a los individuos y a todo lo bueno que emana de ellos. A pesar de que el horizonte se vuelva turbio, jamás debemos ceder ante el mal, por lo que es nuestra obligación combatirlo con mayor audacia.

Es imperativo que cada uno de nosotros actúe, desde su espacio, para conquistar y mantener la libertad, ardua tarea que nos exige compromiso y vigilancia permanente.

Por todo esto, y partiendo de la grave crisis que enfrenta nuestro país, nos pronunciamos y hacemos un llamado a todos los venezolanos y a nuestros amigos en el extranjero a luchar y trabajar #PorUnaVenezuelaLibre.

 

 En representación de la red nacional de Estudiantes Por la Libertad,

Oswaldo Silva Martínez

Director Regional de EsLibertad para Venezuela

El presente artículo fue escrito por  Aldrin José Villalobos Pereira , miembro del Equipo de Bloggers de Eslibertad.

 

evoluciónAl físico y matemático Hugh Everett, se le atribuye el patronato de las investigaciones ampliadas sobre la decoherencia cuántica, desde el momento en que postuló la debatida teoría de los universos paralelos. Dentro de lo acostumbrado, cualquiera de nosotros asocia esa conjetura con lo denominado: mundos paralelos. Si bien, corresponde a la mecánica cuántica seguir avanzando en dicha teoría, dada la falta de acuerdos entre toda la comunidad de físicos al respecto. Buena parte de los espectadores sociales, -ejemplo los economistas (uno de tantos es W. B. Arthur, Santa Fe Institute)-, realizan un intento de traspaso de este concepto de la ciencia física hacia las diferentes dinámicas humanas.

Ciertamente, puede darse el caso de que en una dinámica humana x -por ejemplo ir al trabajo-, coexistan dos o más realidades y, bajo un mismo tiempo y espacio z. Sirva esto último, como sencilla aproximación a la noción científica del párrafo anterior. Claro está, para lo social el cuerpo de estudio es materia viva, mientras que para la física la observancia se enfoca en la materia como un todo (micro y macro partículas).

Ahora bien, si intentamos ampliar ese análisis previo a un país, o específicamente a la economía de un país. ¿Cómo determinar sin incurrir en una profusa complicación, si la economía sujeta a estudio tiene una realidad dual (mundo paralelo)? Es decir, bajo el proceso de medición (no olvide que la economía argumenta tanto como pondera como calcula), ¿puede la economía nacional encontrarse e ir bien y no bien al mismo tiempo? La respuesta, se considera trivial, pero no lo es tanto cuando la complejidad es el común denominador (más allá del ceteris paribus). Para una certera solución, existen algunas vías de análisis. Entra en escena, el concepto de evolución.

En efecto, el economista jefe del Banco Mundial, Paul Romer (Stanford University), es quien mejor describe cuando una economía puede considerarse sin relatividad alguna, si funciona correctamente o no (sin espacio a mundos paralelos). Ello se debe, a que basado en su campo de estudio: crecimiento económico, logra inferir sobre los estados evolutivos de una economía. Así pues, Romer argumenta que en términos físicos, el planeta cuenta con la misma cantidad de materia desde que se gestó. Pero lo que sí ha variado, es el uso y transformación de esa misma materia por parte de las sociedades. A esto último, se le llama evolución. Para la economía en general, la evolución representa aumentos de valor no aumentos de materia dada la imposibilidad física del caso (módulo pasado por alto en las “reflexiones” socialistas). Sirva de muestra lo siguiente: el silicio se encuentra en el globo terráqueo desde sus inicios, pero es desde hace 50 años que se emplea para la fabricación de chips y dispositivos, permitiendo hoy en día el auge de la economía de la información, además, la era digital. En otras palabras, se habla de evolución, cuando se consiguen reacomodos de la materia tal que, se favorezca el paso de un estado menos propicio (altos costos)  a uno de mayor factibilidad.

Llegados hasta acá, comprenderá el por qué conviene acudir al concepto de evolución, dado que favorece en parte, el examen del estado actual de una economía. Por supuesto, dentro de un estado actual x, pueden coexistir n cantidades de ambientes (positivos y negativos), lo atrayente se encuentra en saber si los cambios apuntan a un proceso evolutivo o por el contrario, a una trayectoria de retracción, llamada: involución.

La idea central de los párrafos anteriores se enfoca principalmente en la antítesis de la evolución, en hacer entender al lector que, por más que en una economía persistan aún problemas por resolver, fallas por solucionar y distancias por recorrer. Lo significativo se encuentra en hacer evolucionar las situaciones actuales hacia unas de mayor valía. ¿La razón?, porque involucionar acarrea magnos costos para todo aquel que lo propicia y sobrelleva (consciente o no). En la actualidad, la ejemplificación más evidente de una dinámica involutiva, es la Venezuela de este temprano siglo XXI. La gran mayoría de los habitantes (sean ricos, pobres, cultos…) destinan parte de su potencial raciocinio, a conseguir rubros como el azúcar. En cambio, otras naciones u otras universidades, la capacidad creativa de la población, es empleada para captar al máximo las ventajas de la nanotecnología por solo citar un tema -mismos cerebros dentro y fuera del país, pero usados de manera distinta-. Y algo más grave aún, quienes de algún u otro modo están al tanto del elevado coste de oportunidad que implica la involución a la que ha caído Venezuela, llaman a este proceso crisis, caos, colapso. Nada más alejado de la verdad, pues quien entiende la evolución, sabe que todos esos términos son admitidos en mayor o menor grado por éste.

A fin y efecto de lo sencillamente expuesto, entonces ¿cuál es el coste de la involución social?, Ludwig von Mises, sin relatividades afirmaría que el coste se encuentra en la construcción del Socialismo (mutante o no, del siglo XXI o XXV), en vista de que sólo pensar en esa idea, ya implica realzar la miseria y malaventura humana. Yo apuesto, bajo un ánimo optimista, que la involución resulte en un aprendizaje y no en una adaptación.

 

 

Te recomendamos leer también:

Five-Quick-Takes-from-the-Survey-of-Law-Firm-Economics1Estudiantes por la Libertad Paraguay se complace en presentar La Conferencia Magistral: “Análisis Económico del Derecho”

Para la Conferencia se contará con la participación de los siguientes disertantes: Hugo Vera Ojeda , Abogado, Master en Ciencias Políticas y Presidente de la Fundación para la Libertad ISSOS y el Desarrollo, y Francisco Petrocelli ,  Miembro del Consejo Ejecutivo de Eslibertad.

Todo Lo Que Necesitas Saber:

  • Lugar:  Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción
  • Fecha:  Martes, 25 de octubre de 2016
  • Hora:  15:00 horas
  • Entrada: Libre

El presente artículo fue escrito por Guillermo de la Chica López, miembro del Equipo de Bloggers de EsLibertad

Margaret Thatcher

El décimo tercer día de este mes, octubre, hace un poco más de noventa años, nació la que se convertiría en la pesadilla de Occidente para unos, o en la política más brillante por antonomasia de la década de los ochenta para otros; para todos, «the Iron Lady».

Escribir de Margaret Thatcher es exponerse a una amplia gama de críticas que se puede dividir en dos grandes sectores: los que la elogian –y, por tanto, les resultará simpático este artículo– y aquellos que la rechazan hasta más no poder. Por supuesto, siempre quedará un resquicio para los que, sin ánimo de entrar en debate –ya sea por ignorancia acerca de todo esto y porque tienen complejo de estafermo o, ¡por qué no!, por pura convicción–, dirán que se trata de una mujer que hizo cosas buenas y otras no tanto. En resumidas cuentas, hablar sobre Thatcher es crear polémica.

Hoy día, el ser mujer en el mundo de la política –al menos en Occidente– es algo que no causa estupor ni le resulta epatante a nadie, aunque siga habiendo estadísticas que  denuncian la desigualdad de sexos en este panorama. Empero, serlo en 1959 era asegurarse el apodo de rara avis. A principios de los 50, en la todavía Margaret Roberts ya comienza a florecer una indudable pasión por todo lo político, aunque siempre tiene claro que su carrera no pasaba por el Partido Laborista ni nada que se le pareciese.

Para mí, todo comienza con su famosa medida como ministra de Educación de retirar el vaso de leche que se daba en las escuelas a los alumnos de entre siete y once años. Creo que es aquí cuando se empieza a poner de manifiesto cuál es su idea de Estado y cuáles deben ser sus límites. Cómo no señalar otras medidas que apoyó con anterioridad, como la de despenalizar la homosexualidad, legalizar el aborto y prohibir la caza de liebres. Sin embargo, se opuso a las leyes que facilitaban el divorcio. ¿Liberal para unos asuntos y conservadora –en el sentido más estricto del concepto– en otros?

Lo más interesante comienza en ese 1979, cuando Margaret Thatcher llega al número 10 de Downing Street, dado que es el inicio de la cumbre de su cruenta batalla ideológica y política, pues lo anterior solamente había sido un mero exordio. Ella siempre se mantuvo firme en una convicción que subyugó a mucha gente: la defensa de la libertad. Y este discurso, en unos momentos donde el consenso socialdemócrata parecía no dar un sustento material ni moral a los ciudadanos europeos, fue la génesis de ese maremágnum mediático que se produjo contra ella y sus políticas. El liberalismo renació en aquel sitio donde se gestó en 1688, Gran Bretaña, para marcar un antes y un después en la historia británica.

No todo fue idílico y fácil en su primera legislatura, sino todo lo contrario. El quid de su próxima victoria electoral se basa –para muchos sociólogos y políticos de la época y posteriores, como John Major o Juan Carlos Jiménez y Fermín Bouza– en la Guerra de las Malvinas, donde se exacerbó el orgullo nacional inglés, el cual Thatcher supo gestionar para procurar una unidad que hasta hace poco casi no existía en una sociedad cada vez más dividida. Por mantenerse firme en unas políticas basadas en el capitalismo y el monetarismo  –siempre ejemplificando a iconos como Hayek o al siempre polémico Friedman– y por seguir al pie del cañón en la batalla de las ideas, consiguió ganar unas terceras elecciones. Tres veces que se presentó como candidata a presidir Gran Bretaña, tres veces que las ganó.

Junto con Ronald Reagan, nunca titubeó a la hora de señalar a la Unión Soviética como una seria amenaza para la paz y las libertades en el mundo. Son Reagan y Thatcher a quienes se les atribuye un papel fundamental en la caída del muro de Berlín. La lucha de esta mujer contra el socialismo real fue incansable. Sus alegatos a favor del libre mercado y de las libertades ciudadanas son todo un punto de asombro. Ella entendía que devolverle al pueblo los derechos que les habían sustraído no era una cuestión de nacionalizar, sino de privatizar. Hizo que los ciudadanos fueran propietarios. Defendió un modelo de Estado cuyas fronteras tenían que reducirse, aunque algunos –no pocos– lo tacharon de «autoritario». ¿Por qué se crea tanta controversia alrededor de la «Dama de Hierro», una mujer con cierta soberbia? ¿Por qué sigue existiendo tal repudio por parte de la socialdemocracia al escuchar su nombre? Será porque dejó en evidencia –bien alto y claro, como solía decir ella las cosas– ese modelo tan desfasado, el de los socialistas sin tener reparo en hacerlo.

El verdadero progresismo no entiende de etiquetas, ni de «whigs» ni de «tories», de izquierdas o derechas, laboristas o conservadores. Bajo mi óptica –y la de otros muchos, espero–, progresar es ir hacia delante, y han existido laudables acciones por parte de unos y de otros. En este contexto, progresar y prosperar, reforzar el orgullo nacional, convertir a Gran Bretaña en un país competente y darle al individuo las riendas de su propio destino, iban irrefutablemente de la mano de esta señora, Margaret Thatcher.

También te recomendamos leer:

Hillary Vs Trump (2)En un tiempo muy próximo sucederán las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Por muchos ya se ha dicho que serán unas elecciones sin precedentes, en tanto que cualquiera que resulte victorioso entre Donald Trump y Hillary Clinton será un personaje con características verdaderamente particulares que les hace objetos interesantes para el análisis.

Así pues, para hablar de este asunto con cierto grado de profundidad, Estudiantes por la Libertad invita al Webinar “Elecciones en los Estados Unidos en tiempos de populismo”, que es el siguiente de la serie titulada “La libertad en la actualidad”. Durante el webinar se tratarán, entre otros temas, características del populismo, perfiles de los candidatos, perspectivas en torno a los potenciales resultados, y la injerencia que pueden tener estos sobre la política migratoria y otros asuntos que conciernen a los promotores de la libertad. Sigue leyendo para que conozcas los detalles del webinar y escuches un adelanto del contenido.

Todo lo que necesitas saber es:

Sobre el expositor:

EneasEneas Biglione se graduó en la facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Católica Argentina (UCA). Obtuvo un Associate Degree en Estudios Internacionales (Cum Laude) y un Associate Degree en Ciencias en la Northern Virginia Community College de Annandale, Virginia. Obtuvo además un posgrado en Law & Economics Latinoamericano certificado por Corporate Training y la George Mason University. Es Director Ejecutivo del Hispanic American Center for Economic Research (HACER).